arrow-rightback-btn clock close document down flex-next flex-prev fullscreen icon-facebook icon-twitter linkedin location membership person search slide-next slide-prev video

Iniciativas agtech que ayudan a una mejora en el desarrollo de los cultivos

Las stratups vinculadas al sector agrícola se multiplican a pasos agigantados. Durante el seminario 'Climate Smart Agro Chile 2016', organizado por la UC Davis Chile en noviembre pasado, se pudo conocer más acerca de algunas de ellas.

El uso de la Big data para conocer el desarrollo fenológico de un cultivo, el desarrollo de biopesticidas a base de microorganismos y la vitivinicultura de precisión fueron los temas que desarrollan algunas startups.

cS4 AgTech – Big data: a partir de modelos de análisis en base a mapas satelitales disponibles, esta plataforma convierte información sobre la cantidad de biomasa en un cultivo anual, en índices que muestran su desarrollo fenológico. En base a ellos se interpreta su comportamiento y proyecta el rendimiento del cultivo, explica Santiago González, socio fundador de la firma argentina. Adicionalmente, buscan que la información asociada a cada productor se pueda publicar en los mercados de futuros y funcione como una especie de seguro o cobertura ante algún riesgo climático. La empresa funciona en Argentina, Uruguay, Paraguay y espera extenderse a Brasil, EE UU, Ucrania y China. Aunque González no descarta la posibilidad de aplicarla en cultivos frutales, reconoce que para hacerlo hay que incluir otras variables que no se consideran en los de tipo anual.

Marrone Bio Innovations: esta firma se dedica al desarrollo de biopesticidas que se obtienen de microorganismos (virus o bacterias), los que protegen a los cultivos ante la presencia de ciertas plagas, comenta Louis Boddy, quien lidera el grupo de Investigaciones de Ciencias Vegetales de la compañía. ¿Cómo los obtienen? Por ejemplo, durante su multiplicación las bacterias liberan moléculas secundarias que actúan contra las plagas. La firma separa los compuestos dañinos de esas moléculas y, mediante caracterización, identifican aquellas propiedades para actuar frente a ciertas plagas (como acaricida, insecticida, herbicida o una combinación de alguno de ellos). Al modificar las condiciones de fermentación se puede potenciar la producción de determinadas moléculas. El ejecutivo insiste que con estos desarrollos no se ataca un hongo o plaga sino que ayudan a la planta a resistir sus efectos. Sí han detectado que algunos compuestos le ayudan a la planta a enfrentar mejor los efectos de la temperatura o precipitación extremos y facilitar su aclimatación. En otros casos, aunque no matan al patógeno, impide su reproducción.

Vitivinicultura y riego de precisión: A fines de 2012, Ernest & Julio Gallo Winery se planteó la necesidad de optimizar la producción y calidad de la uva vinífera en los viñedos ya establecidos al sur de Sacramento, California, enfocándose en el uso eficiente del agua de riego, explica Luis Sánchez, Investigador principal en Viticultura de la firma. A través de mapas de rendimiento, detectaron una gran variabilidad en la cantidad y calidad de la de uva y decidieron enfrentar ese problema. Usando monitores de rendimiento determinaron la estructura espacial del viñedo y su inestabilidad temporal para aplicar agua de manera diferenciada (por zonas). Con la ayuda de la empresa IBM, en un viñedo de casi 13 ha de Cabernet Sauvignon, dividieron 4 ha en cuadrículas (140 zonas de 15×15) y diseñaron un sistema digital programado de riego por goteo de tasa variable (VRDI). Éste permite irrigar cada zona de manera independiente, según el crecimiento y desarrollo vegetativo de cada planta. Para programar la carga de agua se usó el modelo Metric (desarrollado por Samuel Ortega del CITRA de Universidad de Talca, el que calcula la evapotranspiración) por el cual se aplicó más agua en zonas de bajo vigor para elevar el tamaño de la planta y el rendimiento junto con reducir la variabilidad del viñedo.

Entre los principales resultados, destaca que hasta el año pasado lograron nivelar el patrón de variabilidad y rendimiento, el que aumentó 10% en promedio desde 2013 hasta 2015, mientras que la eficiencia del uso del agua se elevó 12% promedio cada año. En 2015, indica Sánchez, implementaron un sistema de riego por goteo enterrado, diseñado Netafim, en un viñedo de Malbec, en Livingstone, California, con buenos resultados.