arrow-rightback-btn clock close document down flex-next flex-prev fullscreen icon-facebook icon-twitter linkedin location membership person search slide-next slide-prev video

BIOPRODUCTOS EN CHILE: UN NUEVO E INTERESANTE MERCADO

La industria y el mercado de los bioinsumos agrícolas en Chile, ha adquirido mucha importancia, y hoy en día existe gran cantidad de productores, distribuidores y usuarios de estos productos que colaboran en el desarrollo de esta industria. Sin embargo, existen falencias importantes que deben ser corregidas en el menor tiempo posible para facilitar un desarrollo armónico y sustentable del mercado.

Los bioproductos son todos aquellos productos de origen biológico, o cuya base emplea recur-sos naturales renovables. Tal es el caso de los biocombustibles a base de maíz u otras plantas, biogás, papel, bioplasticos a base de polímeros producidos ya sea por plantas o microorganismos, y los bioinsumos de uso agrícola, productos que, por su origen y capacidad de biodegradación resultan amigables con el medio ambiente y han ganado espacio en los mercados tanto nacionales como internacionales.

Muchos bioproductos son usados en agricultura, como es el caso de los bioplásticos para coberturas, por ejemplo, o insumos, conocidos como bioinsumos de aplicación directa a suelo o planta como los extractos vegetales o bioinoculantes cuyo principio activo son microorganismos.

La industria y el mercado de los bioinsumos agrícolas en Chile, ha adquirido mucha importancia, y hoy en día existe una gran cantidad de productores, distribuidores y usuarios de estos productos que colaboran en el desarrollo de esta industria, pero con falencias importantes que deben ser corregidas en el menor tiempo posible de manera de que el mercado se desarrolle de forma armónica y sustentable y los bioinsumos no se conviertan una moda que pase con el tiempo.

EL MERCADO DE BIOPRODUCTOS EN CHILE

Un reciente estudio realizado por la Universidad Federico Santa Maria, en colaboración con la Red de Chile-na de Bioinsumos, ODEPA y empresas productoras y comercializadoras de bioinsumos, reveló que además de que Chile no cuenta con normativa en relación a la producción o calidad de bioinsumos de uso agrícola, existe muy poca información sistematizada, no se conoce el número preciso de empresas existentes o el número de productos comercializados, su nivel de ventas o quiénes son sus usuarios. Esto hace que, en el ámbito legal, los bioinsumos tengan tratamiento de productos de origen sintético, lo que aplica también para los bioinsumos importados, que ingresan al país bajo los mismos registros que los productos químicos y muchas veces sin una identificación correcta.

Este estudio se basó en el levanta-miento de información, para reconocer los principales actores asociados con la producción, comercialización y uso de bioinsumos, permitiendo estimar el estado actual del mercado nacional, además de las fortalezas y debilidades de la industria, teniendo en cuenta los datos compartidos por las empresas que accedieron participar en el estudio y que lamentable-mente no corresponden al 100% de los productores o comercializadores en Chile. Los resultados indicaron que existen al menos 70 empresas que comercializan bioproductos en Chile, 23 (34%) son productoras, 35 (50%) importan, y 12 (16%) realizan tanto la producción como la importación de un total de 389 productos, los que son clasificados según su objeto de uso en Biofertilizantes, Bioestimu-lantes, Biocontroladores, Bioaceleradores, Biorremediadores, y otros. De estos 389 productos, 210 son importados desde diferentes países [España (29%), USA (20%), Colombia (14%), Italia (12%), México (8%), Nueva Ze-landa (6%) y otros como Alemania, Dinamarca, India, China, Australia (9%)], y sólo 131 de ellos aparecen en el registro aduanero con su nombre comercial.

Del total de empresas, el 40% participó en la encuesta realizada, muestra representativa que permitió identificar que dichas empresas manejan en su paleta comercial diferentes productos que catalogan como Biofertilizantes, Bioestimulantes, Biocontroladores, Bioaceleradores, Biorremediadores, y otros. Además dentro de los Biocontroladores se tiene una segunda clasificación; Bioinsecticidas, Biofungicidas, Biobactericidas, Bionematicida, Insectos de control y otros.

De las empresas productoras que respondieron la encuesta, un 46% de ellas declara exportar sus bioproductos a otros países, sin embargo estos países no son identificados. Cuando ingresan al país, estos productos son registrados bajo nombres distintos a los que aparecen en sus fichas técnicas de venta en Chile . Esto se debe a que actualmente no existe una norma que regule las importaciones de Bioinsumos, y estos ingresan al país bajo nombres generales o dentro de los mismos grupos que entran los productos químicos, impidiendo que se sepa con exactitud su función, sus ingredientes u otros atributos. Así por ejemplo, un 75% de los Bioinsumos ingresados al país lo hace como fertilizante o abono.

EL CONTROL DE CALIDAD

Aunque el control de calidad de los bioproductos importados se realice en el país de origen, de la muestra de empresas participantes en el estudio en cuestión un 91% realiza análisis de laboratorio, bien sea en instalaciones propias o externalizando el servicio. Sin embargo, los análisis realizados son en su mayoría para constatar propiedades químicas como pH, Conductividad Eléctrica (CE) y contenidos de nutrientes de los productos, indicadores de contaminación fecal o presencia/ausencia de patógenos como Salmonella sp. Pocas empresas (20%) realizan investigación de laboratorio para verificar la calidad de sus productos en relación la pureza, concentración o eficacia de los prin-cipios activos.

DEL MERCADO DE BIOINSUMOS EN CHILE

Basados en los datos del Servicio Nacional de Aduanas y ODEPA, se estimó el volumen de productos líquidos y sólidos importados para el período 2010-2014 y el valor en dólares de estas importaciones de cada año. El nivel de ventas de los productos importados el año 2014 se estimó bajo el supuesto de que, en promedio, las empresas importadoras tienen un 60% de margen bruto en la venta de sus productos. Se estimó que el mercado nacional alcanzó a cerca de 12 millones de dólares el año 2014. Por otra parte, el crecimiento de las importaciones de bioinsumos en Chile fue de cerca del 20% en los últimos 5 años, con una tasa anual cercana al 3%.

Respecto a las empresas productoras nacionales, ya que no existe ningún registro de cantidades de producción ni de su nivel de ventas alcanzado solo se pudo establecer que la principal empresa en el mercado nacional de bioinsumos tiene una participación en el mercado de biocontroladores de 46%, con ventas cercanas a $USD 3.000.000 (2014), pero ninguna información se obtuvo con relación a los biofertilizantes o bioestimulantes.

CONSIDERACIONES FINALES

En un mercado mundial de bioinsumos en pleno crecimiento, con tasas > 15% anual (bioestimulantes) y ventas anuales proyectadas para el 2020 cercanas a los USD1.8 billones (biofertilizantes), Chile tiene una gran oportunidad: cuenta con una gran diversidad genética en términos de microorganismos, posee una buena base científica y una fuerza productiva y de mercado que puede favorecer el desarrollo de la industria de los bioproductos tanto a nivel nacional como regional. Sin embargo, es preciso hacerlo de manera segura para que los bioinsumos no sean una moda, sino una alternativa sustentable para los productores agrícolas. Es necesario generar mayor información especializada relacionada con estudios de eficacia en campo o poscosecha, bioprospeccion, desarrollo y formulación de bioproductos así como sobre vida útil de los mismos y por supuesto establecer directrices nacionales en relación a cada una de las etapas de producción y calidad final de los productos. De esta forma será posible ofrecer alternativas seguras, con bajo impacto ambiental y buen control de calidad a una masa crítica de usuarios, productores y la agroindustria, que aun precisan mayor conocimiento y capacitación para aterrizar sus expectativas en relación con las condiciones de uso en campo y la respuesta esperada frente a los tradicionales productos de síntesis.