arrow-rightback-btn clock close document down flex-next flex-prev fullscreen icon-facebook icon-twitter linkedin location membership person search slide-next slide-prev video

¿Cómo se pagan las tecnologías en riego?

Alejandro Diestre, Ingeniero Agrónomo y Gerente General de CDTEC, habla de cómo una buena Gestión de Riego, basada en las tecnologías disponibles, puede aumentar la productividad desde un 10% hasta más de un 30% a partir de la segunda temporada de implementación.

Durante los últimos cinco años en Chile se ha observado un importante incremento en la implementación de tecnologías para el monitoreo y control de riego. Estas van desde sensores que miden el porcentaje de humedad de suelo, instrumentos que miden el caudal real desde las casetas de riego (o directamente en terreno), hasta estaciones que entregan datos climáticos del mismo campo y que, a través de sistemas de telemetría permiten obtener y visualizar la información en línea desde cualquier dispositivo en cualquier zona con conexión a Internet, permitiendo así una mejor toma de decisiones de riego.

Sin embargo, el costo sigue siendo un factor determinante, sobre todo al momento de decidir implementar tecnologías que ayuden a la toma de decisiones en este aspecto de la producción. Además existen dificultades al evaluar el impacto de este tipo de implementaciones, ya que posiblemente no existe el tiempo, el conocimiento o la disposición para recolectar y procesar datos que permitan conectar una mayor productividad, un menor uso de energía o una menor cantidad de agua aplicada con el manejo de riego basado en información obtenida a través de dichas tecnologías.

En ese sentido, CDTEC ha sido una de las empresas pioneras en Chile en la introducción de tecnologías para monitorear la humedad de suelo. Desde hace 16 años su principal objetivo ha sido mejorar la gestión de riego en diferentes especies y, hoy en día, la principal apuesta al momento de implementarlas es lograr un incremento de al menos un 10% sobre el promedio general de cada campo (Cuadro 2).

Gestión de riego

Siendo la productividad la principal herramienta para evaluar la gestión del riego, en la actualidad es posible dar números concretos de retorno adicional por dicho incremento y cómo con este, el costo de las tecnologías es cubierto entre el primer y segundo año desde la implementación, siempre dependiendo de la rigurosidad y compromiso de que el productor asuma la tecnología.

Según Alejandro Diestre, al implementar una solución tecnológica para mejorar la gestión de riego, lo que primero se busca es integrar todas las variables que involucran el riego. De este modo, el primer paso es generar información para evaluar dónde se puede estar cometiendo algún error, o en su defecto, tener todas las variables monitoreadas para evitar llegar a las fallas operativas y técnicas.

“Muchas de las tecnologías existentes están disgregadas –explica Alejandro- y no permiten tener una real noción de lo que está pasando en su conjunto (clima, suelo, planta y riego). En consecuencia, terminan entregando una gran cantidad de datos y no información útil, concreta y actualizada de la realidad. Actualmente, en CDTEC contamos con la tecnología DropControl, una herramienta clave para tener en un solo lugar y en tiempo real todas las variables que influyen en la definición de la estrategia de riego a seguir. De este modo nos permite asesorar y monitorear la gestión de riego de nuestros clientes”.

Siguiendo lo anteriormente planteado, DropControl al lograr la integración de mediciones de humedad de suelo, riego, planta y clima en una sola plataforma, muestra la humedad del suelo, la cantidad de agua aplicada en un riego o en la temporada y la ETc del cultivo según la información climática y la información configurada, con lo cual se logra ajustar los parámetros máximos y mínimos de reposición de agua para cada estado fenológico con un alto grado de precisión, en búsqueda de diferentes objetivos, tales como: i) bajar el añerismo de los paltos; ii) mejorar calidad y condición de la uva de mesa; iii) potenciar la toma de color en las variedades rojas en una de mesa; iv)impedir la partidura en cerezas y en variedades de uva como Midnight Beauty; v) aumentar productividad en nogales (calidad y cantidad),entre otras variables posibles de controlar con la estrategia de riego.

Gestión de riego

Así, según comenta Alejandro, “uno de los problemas de riego más frecuentes que se encentran en frutales, son las estrategias de riegos largos y en altas frecuencias, los que promueven la pérdida de raíces en el bulbo húmedo (sobre hilera). Muchas veces detectando disminución del potencial productivo debido a la saturación permanente en la sobre hilera. En general, son situaciones donde en los primeros años de establecimiento tienen buen comportamiento productivo, pero del quinto a sexto año en adelante comienzan a mostrar una baja densidad de raíces en el bulbo de mojamiento, afectando el crecimiento y desarrollo de las plantas y, en consecuencia, la productividad del cultivo.

Hoy en día, luego de toda la experiencia acumulada y de un trabajo constante con los productores, han encontrado situaciones como la descrita anteriormente que a través de la implementación de estas tecnología y de un riguroso seguimiento de las estrategia de riego y del análisis de la información, han cuantificado la disminución efectiva de metros cúbicos de agua al año, y por ende, el costo de la energía, y el incremento del potencial productivo tras lograr cambios en la forma cómo se venía regando (Cuadro 1).

Gestión de riego

Al lograr el incremento de productividades en sectores que venían con bajos rendimientos, es fácil entender cómo en una o dos temporadas donde se generen cambios básicos en las estrategias de riego, es posible costear estas tecnologías y continuar con una herramienta útil que permita ser más eficientes con el uso del agua, incrementar y fortalecer sistemas radicales y aumentar los potenciales productivos en diferentes especies. Y finalmente la experiencia nos ha demostrado que la tecnología que no se usa o aplica siempre es cara, concluye Diestre.