arrow-rightback-btn clock close document down flex-next flex-prev fullscreen icon-facebook icon-twitter linkedin location membership person search slide-next slide-prev video

En Chile crean innovador bioplaguicida para controlar la Lobesia botrana

El trabajo conjunto entre INIA, SAG y FIA ha permitido el desarrollo de un formulado biológico eficaz contra la plaga y a la vez amigable con el medio ambiente.

Desde que la Lobesia botrana apareció en Chile por primera vez hace ya casi una década ha sido tema de preocupación para todo el mundo agrícola, tanto por su capacidad de reproducirse como por su voracidad. El Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) se ha sumado al programa de control de la Lobesia botrana establecido por el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), evaluando nuevas alternativas para enfrentar esta plaga, entre las que hoy destaca un biopesticida en base a hongos entomopatógenos. Se trata de un producto totalmente innovador, cuyo principal atributo es su carácter sustentable que permite un manejo integrado de esta plaga en vides.

Este proyecto tiene por objetivo controlar biológicamente la plaga de Lobesia botrana en un contexto de cambio climático, a través de una estrategia que consta de dos etapas. La primera consiste en el desarrollo de un biopesticida formulado en base a hongos entomopatógenos nativos de los géneros Beauveria sp. y Metarhizium sp.en matrices que permitan la viabilidad, especificidad y efectividad de los hongos en sus aplicaciones en vides de zonas urbanas y productivas del país. La segunda etapa es la transferencia tecnológica y cultural del uso de biopesticidas a los residentes de centros urbanos, junto a pequeños y grandes productores para manejar y controlar la plaga.

Pupas con HEP

Ángel Sartori, Director Nacional de SAG, destacó los avances en el programa de control de la Lobesia botrana que su institución encabeza, y en especial el desarrollo de nuevos productos que vayan en ayuda del medio ambiente. “El trabajo que está haciendo INIA, FIA y el SAG en este proyecto tiene la máxima importancia. Esta es una plaga que puede representar regulaciones al comercio de nuestra fruta y lo que hemos logrado hasta la fecha son resultados bastante auspiciosos. Esto es un trabajo adicional a lo que ya estamos haciendo con el uso de los confusores sexuales y el trabajo con la técnica del insecto estéril. Cada día hay más preocupación de parte de los consumidores hacia el uso de agroquímicos, por lo tanto encontrar un producto amigable con el medio ambiente tiene doble propósito para controlar la plaga y sin contaminar”, afirmó el Director Nacional de SAG, una vez finalizado el seminario.

En tanto, Eduardo Tapia, investigador de INIA La Platina y director del proyecto INIA – FIA, valoró esta esta nueva alternativa de producto amigable, biológico y que permitirá un buen control de la Lobesia botrana.“La idea nace de la necesidad de hacer una agricultura más sustentable. Diferentes investigadores de INIA nos juntamos y pensamos cómo abordar este problema. Se llevaron a cabo distintas estrategias, técnicas y conocimientos y de ese trabajo en conjunto surgió este bioproducto. Los beneficios de este bioplaguicida parten desde atacar focos urbanos, que no son bien manejados por lo general,hasta trabajar con productos eco amigables, lo que disminuye las posibilidades de lastimar a los aplicadores en los predios. En consecuencia, el consumidor final estaría adquiriendo un producto con una carga química mucho menor, lo que se traduce en una alimentación inocua”, sostiene Eduardo Tapia.

Eduardo Tapia (1)

Eduardo Tapia, investigador del INIA.

Asimismo, el investigador aprovechó de anunciar cuándo estará disponible este producto, ya sea para uso agrícola o doméstico. “Queremos transmitirle al agricultor y a la dueña de casa que no tenga miedo de probar estas nuevas alternativas. Estamos trabajando para que este producto sea compatible con su manejo y lo pueda ocupar cualquier persona. Seguramente, lo podrán adquirir en la próxima temporada, ya que estamos en una etapa experimental todavía. Por ahora, lo vamos a suministrar gratuitamente dentro de nuestras unidades experimentales y más adelante INIA lo va a licitar a algún productor de bioinsumos para que sea accesible a todas las personas”, agrega.