arrow-rightback-btn clock close document down flex-next flex-prev fullscreen icon-facebook icon-twitter linkedin location membership person search slide-next slide-prev video

Internet of Food & Farms (IoF2020) desarrollará soluciones para la Internet de las Cosas aplicada a la industria agroalimentaria.

Con un presupuesto total de 35 millones de euros, la participación de hasta 71 organizaciones en toda Europa, este proyecto pretende crear un cambio disruptivo, mejorando de manera muy marcada la productividad y sostenibilidad de las prácticas agrarias y ganaderas, así como de la transformación y distribución de sus productos.

Con una importante co financiación de la Unión Europea en el marco del programa H2020, este proyecto tiene como misión demostrar el valor añadido del uso de dispositivos de todo tipo conectados a Internet como, por ejemplo, sensores, sistemas de riego, actuadores en equipos industriales, dispositivos de seguimiento logístico o software de gestión, que puedan ser gestionados y controlados de manera remota por los distintos actores de la cadena agroalimentaria.

IoF2020 se organiza en torno a 5 sectores con la creación de 19 casos de estudios con distintas temáticas. Los análisis previos a su creación concluyeron que el sector es capaz de generar soluciones que combinen el uso de datos obtenidos desde campos y cultivos, y hasta la distribución final.

Hay varios puntos clave, como los enfocados en mejorar la Trazabilidad y Seguridad alimentaria, así como la optimización de costes operativos a largo de la cadena, manteniendo o mejorando la sostenibilidad económica de cada actividad.

5 SECTORES CLAVE

Los 5 sectores donde se enfoca el proyecto IoF2020 son los relativos a frutas, hortalizas, cultivos herbáceos extensivos, la producción de lácteos y ganadería intensiva de carne.

El proyecto tiene una duración de cuatro años, donde la formación de los grupos de trabajo es otra de las novedades de este proyecto. A diferencia de aquellos que cuentan solo con especialistas en una parte de la cadena de producción esta vez se ha optado por contar con colaboradores de todo el sector, desde la producción hasta la distribución, pasando por investigación e industria auxiliar. El objetivo es formar un “ecosistema” que facilite a largo plazo la implantación e integración de soluciones tecnológicas utilizables por el mayor rango posible de empresas y que todas crezcan y aprendan con la información de todos.