arrow-rightback-btn clock close document down flex-next flex-prev fullscreen icon-facebook icon-twitter linkedin location membership person search slide-next slide-prev video

Segunda parte: 12 tendencias de los alimentos en 2018

Al tiempo que los productos hechos de plantas ganan popularidad, los productores de comida miran más allá de la soya y las nueces por nuevas proteínas vegetales.

7. Despegarán nuevos tipos de proteína vegetal

La proteína de alverjas podría liderar está búsqueda. Las personas que tienen alergias a la soya o a las nueces no tendrían problemas con ella, además de ser baja en grasas.

La ‘startup’ Ripple Foods ha liderado el camino de promover la arbeja de manera parcial al vender una leche vegana en base a esta semilla en diversas cadenas de tiendas en Estados Unidos. Ripple Foods ha levantado US$43.6 millones de Blueberry Ventures, Prelude Ventures, Google ventures, entre otros, y de manera reciente ha lanzado un yogurt griego hecho en base a alverjas.

Otras ‘startup’s’ como Aloha y Beyond Meat utilizan proteína de arbeja y líderes de la industria como Campbell’s han empezado a sacar sus productos propios con proteína de arbeja (Bolthouse Farms Plant Milk, en el caso de Campbell’s). Además,  Cargill acaba de ingresar a un joint venture con Puris, el mayor productor de proteína de alverja en América del Norte.

Mientras la producción de proteína de arbeja crece, le siguen otros tipos de proteína.

Kellogg’s, por ejemplo, ha invertido de manera reciente en el productor de proteína de hongos Myco Technology, a través de su fondo Eighteen94 Capital. Myco Technology utiliza hongos para proveer a marcas de comida con ingredientes de proteína natural, así como con bloqueadores de amargos que se utilizan en cervezas y endulzantes, y que pueden hacer que la comida sepa más dulce sin añadir calorías.

También se aprecia a ‘startups’ utilizando algas marinas y espirulina (un tipo de alga con alta proteína) en proteína en polvo, bebidas reemplazantes de comidas y productos veganos substitutos de la leche. La compañía británica Oppo, por ejemplo, utiliza espirulina para incrementar la proteína y y el contenido vitamínico en sus helado de bajas calorías.

8. La reposición automatizada ganará tracción

La reposición automatizada, es decir, el envío automatizado de nuevos productos a los compradores una vez que ya han utilizado los que tenían, se considera el Santo Grial de las compañías. Sobre todo en el ámbito de los alimentos empacados, ya que la gente suele consumir en esquemas predecibles. Por ello, marcas y retailers esperan automatizar las ordenes y el proceso de envíos.

Las ‘startup’s’ de suscripciones fueron la primera generación de esto. Dollar Shave Club, Harry’s, entre otras, preguntaban a la gente un estimado de cada cuánto se afeitaban y luego recomendaban una suscripción de frecuencia en delivery.

Hoy, con Inteligencia Artificial (IA) e Internet de las Cosas (IdC) se puede personalizar aún más los esquemas y adaptarlos para bienes perecibles.

¿Y SI SE ACABA? Boxedlanzó Smart Stockup, que usa ‘big data’ en los hábitos de los consumidores para predecir cuando las personas terminaran sus provisiones de un producto en específico.

La ‘startup’ de e-commerce Boxed, por ejemplo, lanzó una función que se llama Smart Stockup el verano pasado. La plataforma apunta a utilizar big data en los hábitos de los consumidores para predecir cuando las personas terminaran sus provisiones de un producto en específico y, de manera proactiva, enviarles un recordatorio para que hagan un nuevo pedido. Con IA, estas predicciones pueden volverse mejores con el tiempo.

Por el momento, los consumidores tienen que aprobar las compras, pero mientras los algoritmos mejoran esto puede cambiar. El fundador de Boxed Will Fong llamó al sistema SmartStockup “el primer paso de bebe hacia las compras autónomas”.

Si Amazon, que ya de por sí tiene una de las bases de datos de consumidores más grandes del mundo, se acerca a los alimentos empacados, fortalecerá la habilidad para predecir cuando es que los consumidores terminarán una caja de cereal o se quedarán sin loción para afeitarse.

Mirando más allá, las compañías de alimentos empacados podrían empezar a usar tecnología de IdC para rastrear los hábitos de los consumidores, en vez de pedirles que reporten sus consumos.

Walmart y Amazon ya han empezado procesos de patentes con este objetivo en mente.

Amazon mira con interés refrigeradores que puedan sentir la condición de la comida, lo que podría apoyar la capacidad para ordenar de manera automática. A grandes rasgos, algunas de las patentes de Amazon para asistentes in-home (como Echo y Echo Show) van por el lado de los nuevos flujos de data que estos dispositivos pueden generar mientras están en la casa de alguien. Esta data puede ser útil para realizar envíos de productos de manera predictiva.

Walmart se ha vuelto aún más específico. En una patente que le fue concedida en mayo de 2017 llamada “Suscripciones en retail en un ambiente de Internet de las Cosas”, Walmart propone utilizar etiquetas de IdC para rastrear productos en las casas de las personas. Las etiquetas recopilaran data sobre los hábitos de los consumidores en el tiempo, cambios en utilización de productos y más, para “determinar donde un producto de consumo requiere reposición, reemplazo o mejora para que sea enviado de manera automátic al consumidor”.

Basados en estas etapas tempranas de desarrollo en 2017, así como en la presión que Amazon está incrementando en enfocar sus proezas logísticas en delivery de alimentos, minoristas y empresas de alimentos deberían enfocarse más en capacidades predictivas para 2018.

9. ‘Startup’s’ de carne y pescado sintético se acercarán a los mercados

Se viene escuchando sobre carne cultivada en laboratorios por años. En 2013 investigadores de la Maastricht University revelaron la primer hamburguesa de res cultivada en laboratorio al precio nada accesible de US$ 330,000 por libra.

Sin embargo, diversas ‘‘startup’s’ están logrando avances significativos en el desarrollo de proteínas sin animales. Algunas son:

-Finless Foods: Está cultivando células de peces para producir pescado en laboratorios, comenzando con atún. La compañía ha señalado que espera lanzar un producto al mercado a finales de 2019.

CELULAS. Finless Foods ha cultivado células de peces para producir pescado en laboratorios, comenzando con atún.

-Perfect Day: Está trabajando ingeniería de moléculas de levadura para producir leche libre de lactosa en laboratorio. Perfect Day había planeado originalmente lanzar un producto de consumo, pero en diciembre de 2017 la compañía anunció que ha adoptado un modelo B2B. Está actualmente en conversación con con diversas empresas de alimentos para integrar el proceso de Perfect Day a un abanico de productos alimenticios.

-Geltor:Utiliza biotecnología para producir colágeno libre de animales, lo cual crea una base para gelatina vegana. Puede que Geltor no pueda fabricar a gran escala hasta 2022. Sin embargo, con tantos usos para la gelatina, un substituto libre de animales podría impactar de manera significativa laindustria de alimentos empacados.

-Memphis Meats:La compañía basada en San Francisco está desarrollando maneras de cultivar células de proteína animal en laboratorio para lograr carne sintética. En 2016 debutó con una albóndiga (a US$ 18,000 por onza de carne) y en 2017 reveló la primera carne de pollo y de pato del mundo cultivada en laboratorio (a US$ 9,000 la onza). Como Memphis Meats ha sumado de manera reciente a Cargill y Tyson como inversionistas, como se mencionó en la tendencia 8, la inyección de dinero y el creciente acceso de socios en la industria debería hacer que la compañía crezca.

Por supuesto, es probable que algunas de las fechas señaladas se extiendan. Pero a pesar de ello, los avances científicos y operacionales en cultivar productos sintéticos y llevarlos al mercado hará que esta sea una tendencia a mirar con detenimiento en 2018.

TOPO CHICO. Uno de los tratos más destacados de 2017 fue la compra de la ‘statup’ Topo Chico por parte de Coca-Cola.

10. Las grandes compañías de alimentos apoyarán un creciente ecosistema de ‘startups’ de alimentos empacados, llevando mayor capital de riesgo

La actividad privada de las grandes compañías de alimentos se aceleró en 2017. Un buen número de líderes de la industria, como Barilla, Land O’Lakes y Grupo Bimbo, lanzaron fondos de riesgo y programas de incubadoras de ‘startups’ el año pasado.

En 2017, muchos fondos que fueron anunciados el año anterior, como Tyson Ventures, realizaron sus primeras inversiones.

En 2017 también se apreció algunos tratos de F&A en alimentos empacados. Algunos de los más interesantes incluyen la adquisición de Blue Bottle Coffee por Nestle, RXBar por Kellogg’s, Topo Chico por Coca-Cola, y Sin Kensington por Unilever, entre otros.

Cuando una ‘startup’ es adquirida no solo sus inversionistas ganan dinero sino que la compra también motiva y atrae a nuevos inversores al sector que sienten con mayor confianza en las ‘startups’ que apoyan. Y, en efecto, la cantidad de inversionistas participando en el sector de comida y bebidas ha despegado. Desde 2013, el número único de inversores se ha más que triplicado, llegando a 459 en 2017.

11. Compañías de alimentos realizarán pilotos en blockchain para sus cadenas de suministro

El blockchain es tendencia en todas las industrias. Algunas compañías de alimento se han enganchado al blockchain como un truco, como el del famoso ejemplo de la pequeña compañía Long Island Iced Tea, que cambió su nombre a Long blockchain y vio el valor de su acción cuadriplicarse en un solo día (luego volvió a bajar).

Pero muchos creen que el blockchain tiene mayores implicaciones para mejorar la cadena de suministro de alimentos.

Hoy las cadenas de suministro suelen ser no solo ineficientes, sino también imprecisas. Involucran a granjeros, almacenes, transportistas y navieras, distribuidores, minoristas, entre otros, que utilizan de todo desde Excel hasta email, hasta papel para llevar un registro. Cuando se compra un vegetal en una tienda local, la marca que figura en el sticker puede que no tenga ni idea de qué granja salió.

TENDENCIA. Blockchain es una tendencia. Grandes compañías están usándola, así como también las ‘startups’. Ambrosus es una de ellas.

Por ello, las marcas no suelen estar seguras sobre cómo identificar y regresar comida contaminada. Como dato, la contaminación alimenticia causa 48 millones de enfermedades y 3,000 muertes cada año en Estados Unidos.

Utilizando blockchain, las compañías de alimentos pueden rastrear de manera más rápida los orígenes de una situación problemática. Esto puede incrementar la seguridad del consumidor al tiempo que limita las pérdidas financieras, de tal modo que solo los productos impactados tendrían que ser devueltos y no todo.

Las compañías de alimentos pueden poner etiquetas con tecnología de Internet de las Cosas a sus cargamentos, donde cada uno de ellos tendría un único número de identificación. Estas identificaciones estarían atadas a los orígenes del producto, data de su procesamiento, temperatura de almacenaje, fechas de vencimiento y otro tipo de información. En cada una de las etapas de la cadena de suministros, los empleados podrán revisar el producto utilizando el número de identificación, y el blockchain de manera segura realizará el rastreo a través de los controles por los que haya pasado.

Los empleados también podrán ingresar el número de identificación para ver la data en tiempo real sobre un producto y su historia. Esto representa una mejora sustancial al acto de llamar a diferentes personas, y mandar diversos documentos entre mucha gente, etc.

Walmart ha sido de alguna manera pionero en utilizar blockchain para mejorar la seguridad alimentaria. El retailer comenzó un piloto de blockchain con IBM en otoño de 2016, comenzando con cargamentos de cerdo en China, el que es un ambiente complejo en términos de seguridad en el negocio de los alimentos. Yum Brands, por ejemplo, terminó vendiendo su negocio en tierras chinas en 2015 luego de que KFC enfrentará diversos escándalos alimenticios.

Para Walmart su prueba con los cerdos chinos fue un éxito. En su reunión de inversionistas 2017, su VP de Seguridad Alimentaria Frank Yiannas notó que con blockchain podía rastrear la información de un producto en tres segundos, cuando tradicionalmente tomaba casi una semana.

Junto a Walmart, otras nueve marcas líderes de alimentos empacados y compañías minoristas se unieron en un consorcio con IBM para integrar blockchain a sus cadenas de suministro a mediados de 2017. Este grupo, que lo integra Walmart, Nestle, Unilever, McCormick, Tyson, Korger, McLane, Driscoll’s, Dole y Golden State Foods, representa más de la mitad del trillón de dólares en ventas anuales globales del sector.

En 2018, puede que estos pilotos de blockchain rindan sus frutos.

Hay ‘startups’ que también están motivando a las empresas de alimentos a adoptar tecnologías de blockchain. Algunas de estas son Ambrosus, Arc-Net (que de manera reciente se ha asociado con PwC en Holanda), y Provenance (que de manera reciente se ha asociado con Unilever, Sainsbury’s, entre otras).

Al margen de estas grandes tendencias en la industria de los alimentos, muchas compañías del sector están enfrentando preocupaciones financieras a corto plazo: sobre todo, por sus inversores activistas. Inversores activistas en Nestle, Unilever, Danone, Hain Celestial, y otras compañías podrían presionar para consolidar tendencias, generar cambios en áreas importantes y otros cambios significativos a nivel corporativo.

Al mismo tiempo, un número de cambios fundamentales en comercio están finalmente alcanzando la industria de los alimentos. Por ejemplo, el e-commerce. Si bien ha sido lento en penetrar a tiendas de abarrotes y otros sectores, está teniendo al fin un impacto.

Los consumidores están buscando también mayores beneficios de salud, transparencia y sostenibilidad de parte de su comida, y esta tendencia es probable que crezca.

Entre estas presiones a corto plazo y cambios al largo plazo, la industria de los alimentos será una muy interesante para mirar en 2018. Al tomar inspiración de ‘startup’s’, y posiblemente invirtiendo o adquiriendo algunas de ellas, las compañías líderes de la industria pueden adaptarse a un entorno cada vez más enfocado a la salud y el e-commerce.

12. Las compañías de carne y leche incrementarán sus apuestas por un futuro de proteínas vegetales

Las compañías productoras de carne han empezado a tomar nota de que crece cada vez más un consumidor que se inclina por una dieta más saludable de productos hechos en base a plantas. Mientras que la mayoría de productores de carne insisten con su producto, algunos han empezado a apostar por nuevas inversiones en proteínas vegetales.

Estos incluyen a Tyson Foods, la compañía de carne más grande en Estados Unidos por capitalización de mercado, y Cargill, el gigante de la carne y la agricultura que es hoy la compañía privada estadounidense más grande del mercado.

LA MÁS GRANDE. Tyson, la empresa de carne más grande de EE UU ha invertido en una ‘startup’ especializada en proteína vegetal.

Tyson Foods, a través de su fondo Tyson Ventures, ha invertido en dos ocasiones (en 2016 y 2017) en Beyond Meat, la ‘startup’ de proteína vegetal. Beyond Meat vende hamburguesas hechas de plantas, salchichas y otros productos congelados en Kroger, Safeway, Whole Foods, Wegman’s y otros grandes mayoristas de Estados Unidos.

Cargill ha invertido en producción más que en productos empacados. En agosto de 2017 partició de unas rondas de series A por US$ 17 millones para Memphis Meats, una ‘startup’ respaldada por Bill Gates que trabaja con carne cultivada en laboratorios. En enero de 2018, Cargill ha firmado un ‘joint venture’ con Puris, el más grande productor de alverjas en Estados Unidos. Con esta nueva sociedad, Cargill apoyará a Puris en expandir la proteína de alverjas para una producción mundial. La proteína de alverja se ha convertido en una tendencia a lo largo del mundo de la comida y Cargill planea promoverla más con este acuerdo.

Además, se ven señales débiles como las de Hormel y Purdue comentando de manera positiva sobre el potencial a largo plazo de las proteínas vegetales. También es importante el hecho de que Impossible Foods, la ‘startup’ de hamburguesas hechas de plantas con US$ 258 millones en financiamiento, se haya asociado con restaurantes de hamburguesas y, de manera reciente, empezando a proveer al gigante de los servicios de comida Sysco.

Entre el creciente interés de los consumidores y las nuevas apuestas financieras de las compañías líderes, las plantas seguirán erosionando el mercado de la carne en 2018. Con la mira puesta en cinco a diez años, los productores de carne se estarían preparando para el futuro invirtiendo o adquiriendo compañías de proteína vegetal.

Al mismo tiempo, cambiando de carne a proteína vegetal traería consigo beneficios ambientales masivos.

*Los textos de la Primera y Segunda parte están basados en el artículo ‘12 Food Trends To Watch In 2018’, publicado por CB Insight.