arrow-rightback-btn clock close document down flex-next flex-prev fullscreen icon-facebook icon-twitter linkedin location membership person search slide-next slide-prev video

El uso de drones mejora las aplicaciones fitosanitarias

Así quedó claro en un Foro sobre Citricultura que se realizó en Huelva, España. Durante el evento, el investigador de la Universidad de Sevilla, Manuel Pérez, explicó una serie de enayos que han realizado en campo, donde se ha demostrado que el uso de drones ayuda en la aplicación de los tratamientos al ganar en precisión. Además este tipo de acción gana en sostenibilidad ambiental ya que el impacto sobre el medio ambiente es menor al aplicar los tratamientos a una altura máxima de 1,5 metros sobre el árbol.

Manuel Pérez ha explicado que el objetivo del estudio es colaborar con el agricultor para “hacer la producción más rentable, mejorando la producción y ahorrando costes al precisar al máximo las aplicaciones”. El sistema que se ha seguido es elaborar un mapa de campo en el que se ubican las zonas donde existen malas hierbas, en las que se precisa nutrientes o fitosanitarios. Una vez se dispone de esta hoja de ruta se incorpora al dron para que vaya detectando las zonas y se incorpora un depósito con la mezcla que se necesita verter. El dron en vuelo es capaz de localizar con gran precisión el trabajo que tiene que hacer y actúa. La ventaja medioambiental es que el vertido se realiza en la zona precisa donde se ha detectado la falta o necesidad.

Esta práctica ahorra costes y tiempo pero no es lo más llamativo del estudio a la vista de los datos que se presentaron. En tiempo la diferencia entre lo que tarda un tractor en realizar la aplicación sobre una hectárea es de 5,1 minutos frente a los 4,5 del dron; y en costes el gasto del primero sería de 26 €/hora frente a 33,8 €/hora del segundo.

Otra de las utilidades del dron está relacionada con los pronósticos de producción. En el caso de los cítricos, Pérez explicó que un dron es capaz de detectar con bastante precisión el recuento de fruto en árbol y hacer un cálculo del calibre de la fruta con un error de entre un 2 y 3%.